Una historia de integración en la escuela

Esta es una información que nos envía Antonio:

En el último número de la revista «Integración» editada y publicada por la ONCE aparece un articulo muy interesante, se titula «Inclusión educativa de una niña sordociega: de la identidad al grupo, de la intención comunicativa al lenguaje», que además obtuvo el segundo premio en el concurso de experiencias educativas de esta entidad.

El artículo lo firman la profesora de aula, la especialista en atención temprana y la mediadora, clave en el desarrollo educativo de la niña, escolarizada a los 20 meses.
Se narran tres años de integración, planificados a través de una adaptación curricular que detalla también el escrito
Os mando el enlace por si quereis echarle un vistazo.
http://www.once.es/home.cfm?id=351

Comentario:

El artículo es muy detallado y tierno. Cuenta cómo se ayudó a la niña a construir su propia indentidad, el uso de los inicios de la comunicación, la anticipación de las actividades con objetos referentes, la relación de referentes con signos, la socialización…

Echo de menos las referencias al déficit auditivo y visual. Falta el uso de audífonos o de implante coclear, ni siquiera se plantea otra cosa que no sea el mejor aprovechamiento del resto auditivo y visual. Esto muestra que el equipo que realizó este trabajo tiene muy buena voluntad, pero probablemente le falta la experiencia necesaria para saber orientar a la familia en este aspecto.

La preparación de un programa específico para un niño sordociego exige la ayuda de un equipo multidisciplinar que pueda intedrar todos los elementos médicos, sociales, familiares y de comportamiento.

Aparte de este «pequeño detalle», el artículo es muy bonito

Share Button

0 comentarios en “Una historia de integración en la escuela

  1. «Desperté de ser niño:
    nunca despiertes» (Miguel Hernández).

    Si, el artículo es precioso. Lo que más me ha llamado la atención es el apartado que se refiere a la experiencia de sus compañeros:
    «La experiencia ha sido igualmente muy positiva para los otros niños de la clase, ya que han tenido la suerte de contar con dos personas dentro del aula; además todos han tratado, a pesar de su edad, a su compañera sordociega de una manera especial. Ellos sabían que su compañera tenía unas necesidades diferentes a las suyas y las aceptaron con naturalidad, respetándola. Desde el principio, como bebés, tuvieron una relación muy afectuosa con ella. Su nombre fue uno de los primeros que aprendieron a decir.
    En el último curso un grupo bastante importante de compañeros, cuando veían las fotos de los álbumes con sus padres, la primera foto que les señalaban era la de su compañera sordociega y cuando la veían se ponían muy contentos. No han mostrado comportamientos de celos de ella a pesar de que recibía más atención por parte del adulto que la que podían tener ellos.»
    Y luego dicen que los niños son crueles. Yo pienso que los hacemos los adultos crueles.

    Yo también me he quedado con la curiosidad de saber qué ayudas técnicas utiliza(n) para aprovechar al máximo sus restos visuales y auditivos y si además del especialista en audición y lenguaje trabaja con algún logopeda (quizá esté incluido dentro del equipo de atención temprana de la ONCE…)

  2. A mi también me encanto la historia, pero echo de menos alguna información cómo dice Juan carlos, parece todo tan «fácil» y ni siquiera es así en un centro especializado, pero me alegro de lo que consiguieron. Mi gran duda es…¿no necesitará más la ayuda de un mediador? parece dejar ver eso en el artículo y me extraña porque seguiran apareciendo dificultades para acceder al curriculum, para comprender lo que está sucediendo, para relacionarse con sus iguales..en definitiva para comunicarse. Yo creo que nuestros chicos van a necesitar de la ayuda de un mediador en todas sus etapas escolares. ¿que opinais?

  3. Olga, ya sabes que Inés estuvo integrada en un colegio de Sevilla, y durante dos años la integración fue perfecta,… con la ayuda de su mediadora, Aida. Yo creo que cada caso es distinto, no creo que se pueda hacer una norma general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.